hotel en los pirineos

La nieve cada vez está más cerca de las estaciones de esquí de Candanchú y Astún y en la provincia de Huesca ya se prepara para recibir a miles de amantes que quieren disfrutar de este deporte. Canfranc, por su ubicación estratégica en Huesca a los pies del puerto de Somport, es un pequeño núcleo que reúne todos los ingredientes para hacer las delicias de todas aquellas personas que quieren disfrutar de la montaña.

Aunque el municipio de Canfranc solo cuenta con algo más de 500 habitantes dispone de varias opciones de alojamiento. Pasar una estancia en un hotel en el Pirineo aragonés se convierte en una experiencia inigualable pasando la noche en edificios de piedra y madera que ahora con la llegada del frío mantienen un cálido ambiente.

Si por algo se conoce a Canfranc es por su Estación, la inauguró Alfonso XIII en 1928 y vio partir su último vagón en 1970. Ahora casi medio siglo después de su cierre han comenzado las obras de reforma que permitirá la reapertura del paso ferroviario internacional entre Huesca y la región francesa de Aquitania.

Es en la Estación donde cada noche durante octubre y noviembre se ofrece un espectáculo de luz y sonido los viernes, sábados y domingos a las nueve y media de la noche. Los sábados a las nueve de la noche, el mismo espectáculo se proyecta traducido al francés. La proyección sobre los muros hace que sea la propia estación quien cuente su historia, desde su construcción, lo que allí sucedió, su decadencia y finalmente su abandono.

Otra actividad que se organiza en el municipio son las visitas guiadas a la Estación para fines de semana y puentes festivos, con algo más de media hora de duración, los visitantes se adentrarán en el subterráneo y en el vestíbulo del edificio para conocer a fondo la historia de esta instalación a un precio asequible de 1,50 euros para niños de entre 6 y 10 años y de 4 euros de 11 años en adelante.

Este rincón de Huesca también es el escenario perfecto para unas vacaciones tranquilas en un hotel con spa en el Pirineo aragonés para relajarse y recorrer los tranquilos senderos forma el valle de Canfranc y ver cómo el paso del tiempo ha dejado huellas en forma de templos, iglesias, monasterios, castillos y fortalezas.

Pero si lo que quieres es disfrutar del esquí, podrás incluso olvidarte del coche porque los fines de semana y festivos, un autobús con salida y llegada desde Jaca cubre el trayecto que conecta esta ciudad con Canfranc, tanto pueblo como Estación y las estaciones de Candanchú y Astún.