Hotel & SPA Real Villa Anayet

TELÉFONO HOTEL: (+34) 974 37 31 46 HAZTE MIEMBRO

RESERVA en nuestros hoteles y obtén un 25% de descuento!

¡Disfruta de los pueblos del Pirineo Aragonés este verano!

El Hotel & Spa Real Villa Anayet, el Hotel & Spa Real Jaca y el Hotel & Spa Real Badaguás – Jaca tienen un 30% de descuento en sus reservas hasta el 31 de agosto. ¡Conoce los pueblos más bonitos del Pirineo Aragonés este verano! 

En el corazón de la cordillera montañosa del Pirineo se encuentran algunas de las localidades más encantadoras y pintorescas de España. El Pirineo Aragonés es un destino ideal para aquellos que buscan un verano tranquilo en medio de impresionantes paisajes naturales y una rica historia y cultura. Entre enormes picos, verdes valles y ríos cristalinos, los pueblos del Pirineo Aragonés ofrecen una amplia variedad de actividades al aire libre, gastronomía deliciosa y una hospitalidad inigualable.

  • Ansó: Ubicado en el Valle de Ansó, a los pies del pico de Aguzón, Ansó es un pueblo medieval con una impresionante arquitectura y un ambiente tranquilo. Sus calles empedradas, casas de piedra y la iglesia de Santa María son un deleite para los amantes de la historia y la fotografía. Además, Ansó es famoso por su producción de embutidos y quesos artesanales, por lo que no puedes dejar de probar sus deliciosas especialidades locales. 
  • Jaca: Conocida como la “Perla del Pirineo”, Jaca es una ciudad llena de encanto y vida. En su casco antiguo se pueden ver influencias de diferentes culturas y épocas, desde la época romana hasta la época medieval. Entre sus principales atractivos se encuentran la Ciudadela, la Catedral y la Torre del Reloj. Además, Jaca es un gran punto de partida para realizar actividades como senderismo, esquí y escalada en los Pirineos.
  • Aínsa: Situada en el corazón del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Aínsa es uno de los pueblos medievales mejor conservados de España. Sus calles empedradas, casas de piedra y la imponente iglesia fortificada de Santa María son un espectáculo para la vista. Además, Aínsa es el punto de partida para explorar uno de los parques naturales más impresionantes de Europa, con una gran variedad de rutas de senderismo y paisajes de ensueño. 
  • Torla: Otro pueblo que ofrece una puerta de entrada al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido es Torla. Este pequeño pueblo de montaña es perfecto para desconectar de la ciudad y sumergirse en la naturaleza. Además, desde aquí se pueden hacer excursiones a las impresionantes cascadas de Cola de Caballo y Monte Perdido, el pico más alto de los Pirineos españoles. 
  • Albarracín: Considerado uno de los pueblos más bonitos de España, Albarracín es una joya escondida en el Pirineo Aragonés. Su impresionante casco antiguo conserva la arquitectura típica de los pueblos medievales, con sus calles estrechas, casas de piedra y la majestuosa muralla que rodea el pueblo.  
  • Badaguás: Situado a solo 7 km de Jaca, ofrece un entorno de montaña perfecto para practicar senderismo, ciclismo, y explorar sus exuberantes paisajes. Sus suaves temperaturas veraniegas invitan a disfrutar de actividades al aire libre como el golf en su prestigioso campo, o simplemente relajarse en sus modernos alojamientos que armonizan con la arquitectura tradicional.
  • Canfranc Estación: es un fascinante enclave histórico y arquitectónico en el corazón de los Pirineos aragoneses, que ofrece una experiencia única durante el verano. La antigua estación internacional, inaugurada en 1928 y considerada una de las más grandes y monumentales de Europa, sorprende por su impresionante arquitectura modernista y su rica historia que incluye episodios de espionaje y contrabando durante la Segunda Guerra Mundial. En verano, Canfranc Estación se transforma en un vibrante punto de partida para exploradores que buscan rutas de senderismo, naturaleza exuberante y frescas montañas. Sus renovadas instalaciones permiten disfrutar de visitas guiadas que revelan sus secretos y leyendas, mientras que el entorno invita a actividades al aire libre, picnics junto a ríos cristalinos, y la oportunidad de descubrir la magia de los Pirineos en su máximo esplendor.
  • Benasque: Este pueblo de montaña es un paraíso tanto en verano como en invierno. Ubicado en el Valle de Benasque, es un lugar ideal para practicar deportes de aventura como senderismo, barranquismo y esquí. Además, posee un interesante patrimonio histórico, con monumentos como el Castillo de Liri y la iglesia de Santa María la Mayor. 
  • Sallent de Gállego: Este pintoresco pueblo se sitúa a orillas del embalse de Lanuza, rodeado de montañas y naturaleza. Es un lugar ideal para aquellos que buscan desconectar y disfrutar de unas vacaciones tranquilas en un entorno de ensueño.
  • Broto: Situado en el Valle de Broto, este pueblo es un auténtico tesoro natural. Su entorno privilegiado ofrece una amplia variedad de actividades al aire libre, como rafting, barranquismo y parapente. Además, desde aquí se puede acceder a lugares impresionantes como el Cañón de Añisclo y el Monasterio de San Victorián. 

En definitiva, el Pirineo Aragonés es un destino ideal para aquellos que buscan un verano lleno de naturaleza, historia y autenticidad. Cada uno de estos pueblos ofrece algo diferente, pero todos tienen en común su belleza y encanto únicos. Así que no esperes más y planifica tu viaje a este hermoso rincón de España para disfrutar de unas vacaciones inolvidables.